miércoles, 7 de abril de 2010

LA ORDEN LITERARIA

ORDEN LITERARIA
“FRANCISCO DE QUEVEDO”


1.- EL CONTEXTO.-
El 8 de septiembre de 1645 falleció en Vva. de los Infantes, en su celda del convento de Santo Domingo, don Francisco de Quevedo, aquel inconmensurable poeta del Barroco castellano.
Esta localidad manchega se enorgullece de dar descanso a los restos del gran literato y une este hecho a toda una lista de méritos históricos-artísticos: es conjunto monumental, constituyendo una de las villas más bellas y paradigmáticas de Castilla-La Mancha, encabezando Villanueva de los Infantes el glosario de pueblos ilustres y nobles de nuestra Mancha. Esta ciudad se sitúa en el sureste de la provincial de Ciudad-Real y es centro neurálgico de la comarca del Campo de Montiel.

2.- LA ORDEN LITERARIA FRANCISCO DE QUEVEDO.-
Con motivo del 400 centenario del nacimiento del poeta se fundó en Vva. de los Infantes la Orden Literaria “Francisco de Quevedo” el día 7 de abril de 1980. Los estatutos de la Orden y la jerarquía establecida obedecen al estilo caballeresco y cultura según el espíritu de las Ordenes Militares de nuestra rica historia.
Desde entonces, y ya son 30 años, se viene celebrando en los “atardeceres” del mes de agosto un Certamen Poético Internacional que cada día prestigia más a la Orden misma, a Vva. de los Infantes y a los propios poetas participantes.

3.- LOS OBJETIVOS DE LA ORDEN.-
En síntesis los objetivos básicos son:
- Rendir honor, potenciar, recordar y gloriar la figura del ilustre poeta don Francisco de Quevedo y Villegas.
- Vigorizar la actividad lírica en general.
- Dignificar la tradición, los lugares y las perspectivas de la muy noble villa de Infantes.

4.- LAS REALIZACIONES.-
Aparte del desarrollo del concurso poético anual (su acto central y principal), la Orden Literaria “Francisco de Quevedo” ha realizado y apoyado todo tipo de actividades culturales y ha participado en exposiciones, representaciones teatrales, recitales músico-poéticos, presentaciones culturales, publicaciones, conocimiento y reconocimiento de nuestro patrimonio y personas, etc.

5.- EL CERTAMEN POÉTICO INTERNACIONAL.-
El Certamen se convoca en el mes de marzo/abril. Entre Julio y Agosto tiene lugar la selección rigurosa de los poemas premiados, llevada a cabo por poetas expertos y afamados: Se opta a tres tipos de galardones: el premio “Vida Obra de don Francisco de Quevedo”, el premio “Tema Libre”-(Dedicado al noble poeta infanteño, Rafael Simarro Fdez. de Sevilla) y el premio “El Buscón” también de Tema libre (Para jóvenes poetas menores de 30 años). La calidad y el nivel de exigencia son muy importantes, claves éstas fundamentales para el prestigio que este Certamen Internacional tiene. Los tres premios están muy bien dotados económicamente, gracias al patrocinio del Muy Ilustre Ayuntamiento de esta localidad, la Junta de Comunidades de Castilla–La Mancha, la Excma. Diputación Provincial de Ciudad Real y otras entidades financieras tales como Caja de Castilla-La Mancha y Caja Rural de Ciudad Real, que junto con el Gran Maestre General de la Orden y su Concejo de Dirección, constituyen el alma mater de dicho acontecimiento cultural.
A finales de cada mes de Agosto, y coincidiendo con las tradicionales ferias y fiestas de esta localidad, se celebra el acto principal para la lectura de los trabajos premiados, investidura de Caballeros y entrega de premios en el patio central de los claustros del Convento de Santo Domingo, con ceremonial e indumentaria a los usos y costumbres del siglo XVII, además un personaje erudito y afamado, diserta anualmente, como mantenedor del certamen. Este hecho resulta de gran brillantez desde la sobriedad y lo armónico. Es presidido por el Gran Maestre General de la Orden, autoridad literaria o administrativa y sus principales caballeros; durante el acto el Escribano Mayor de la misma dará lectura del acta redactada al estilo de la época (siglo XVII) correspondiente y el Maestre de Ceremonias coordina todo este acervo cultural.
Pero no debe olvidarse que por debajo de todo este ritual, late toda la profundidad y el espíritu de la poesía, en forma y en esencia, constituyendo uno de los mayores tributos que Vva. de los Infantes rinde a don Francisco de Quevedo y Villegas. Un acontecimiento, en definitiva, para sosegar la mente y ensanchar el alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario